21 de febrero de 2017

Modelos de Estado de bienestar(I): clasificación y tipología.

Las políticas del Estado del bienestar no han sido iguales en todos los países por diferentes razones. Por un lado, los países presentan divergencias a la hora de implementar un sistema de bienestar. Por otro lado, por motivos históricos y/o geográficos no parten en condiciones de igualdad para el crecimiento económico. Tampoco, es igual su concepción del mundo ni la ideología que está detrás de la acción política.

Los diferentes modelos de Estado de bienestar se pueden clasificar atendiendo a dos dimensiones, que propuso el economista y sociólogo danés Gosta Esping-Andersen, en su libro los tres mundos del Estado del bienestar en 1990. Una primera dimensión, el grado de desmercantilización, es decir, el grado en que los servicios sociales se proveen al margen de los mercados. Y, una segunda dimensión, la estratificación social, es decir, en la medida en que los sistemas de bienestar ayudan a reducir las desigualdades sociales. Según el propio Esping- Anderson, el proceso histórico, que transformo a los agricultores en asalariados, el trabajo se convirtió en una mercancía más y los trabajadores pasaron a depender de su salario para satisfacer sus necesidades básicas. Desde esa perspectiva, existen diferentes modelos de Estado de bienestar según el grado de responsabilidad del Estado a la hora de abastecer ciertos servicios sociales básicos. A mayor desmercantilización, mayor grado de Estado del bienestar.

Partiendo de este supuesto, Gosta Esping- Andersen diferencia tres tipos de Estados del bienestar: el modelo socialdemócrata que posee un nivel de desmercantilización alto. El Estado proporciona un alto nivel de bienes y servicios. Se financia con impuestos, trata a todos los ciudadanos por igual y tiene un carácter universalista. El modelo liberal que se caracteriza por un nivel alto de mercantilización donde el bienestar depende del mercado. La intervención del Estado se limita a transferir rentas a aquellas personas que no son capaces de satisfacer sus necesidades básicas a través del mercado. La financiación se hace a través de la imposición fiscal. Y, por último, el modelo conservador que se caracteriza por una desmercantización media. Este modelo no incluía al mercado, pero no lo consideraba como la única vía para satisfacer las necesidades básicas. En los países donde predomina este modelo conservador, existe diferentes tipos de seguro social, fuertes sindicatos, seguros de desempleo y cotizaciones empresariales altas.

1 comentario:

  1. Hola!! Una gran entrada. Es la primera vez que me paso por aquí, así que ya me tienes como seguidora. Te invito a mi blog por si quisieras pasarte, sin compromisos: elaventurerodepapel.blogspot.com.es Besos!!

    ResponderEliminar